UANL: poseedora de un gran patrimonio cultural

En el marco del Día del Patrimonio Cultural en Nuevo León, que se conmemora el segundo domingo de marzo, vale la pena reflexionar acerca del legado tan valioso que posee la Universidad en relieves, vitrales, murales, escultura y demás piezas artísticas que se pueden disfrutar en los diferentes campus.

   

“La UANL es como un tesoro por descubrir. Hay tanto que es tan difícil decir qué es lo más valioso”, expuso la coordinadora de Patrimonio Cultural de la UANL, Rosana Covarrubias Mijares a propósito del Día del Patrimonio Cultural.

La maestra se refirió a las obras de arte que posee la Universidad pero que, a menudo, la comunidad estudiantil no se detiene a contemplar o preguntarse por ellas, aunque las vean todos los días en los diferentes campus universitarios.
“Muchísimos estudiantes han caminado millones de veces y frente a los murales de Federico Cantú pero no los han apreciado. Cuando intentas preguntarte qué es lo que hay en los murales y te lo explican, descubres otro mundo”, aseguró.

La arquitecta se refiere a los vitrales de Roberto Montenegro en el Aula Magna del Colegio Civil Centro Cultural Universitario y los que decoran la Escuela Industrial y Preparatoria Técnica “Álvaro Obregón”, hoy Preparatoria 3; ambos instalados en 1933 en el marco de la fundación de la Universidad de Nuevo León.

También se encuentran los relieves de Federico Cantú, que creó entre 1960 y 1962, como Los informantes de Sahagún en la Facultad de Filosofía y Letras, y Nezahualcóyotl y el agua, friso cóncavo en la fachada de la Facultad de Ingeniería Civil.

En la Facultad de Ciencias Físico Matemáticas, se pueden apreciar los murales de Sebastián Xavier Treviño, como el Einstein, que hizo en 1973. En la fachada de la Facultad de Ciencias Químicas, los estudiantes pueden observar el mural en mosaico de cerámica Integración y Pensamiento, que hizo en 1998 Guillermo Ceniceros.

“La UANL es como un tesoro por descubrir. La verdad es que hay muchísimo. Cuando tienes pocas cosas las cacaraqueas, pero acá hay tanto que es tan difícil decir ‘qué es lo más valioso’. Para donde voltees hay patrimonio cultural”.

Esto lo comentó la arquitecta aludiendo al lo que se vio en el taller durante los cinco días en los que participaron especialistas de diferentes ramas de la conservación y registro histórico arquitectónico y cultural con los que cuenta la UANL.

“Se trata de entender qué es patrimonio cultural en el sentido más amplio, porque a veces se piensa que patrimonio son bienes; y no, son monumentos arquitectónicos e históricos en los cuales nos tenemos que fijar. Las vemos pero no las observamos”, destacó.

Por
Luis Salazar
Fecha
Marzo 10 de 2017
Fotografía
UANL