Auténticos Tigres dan último zarpazo en el Tec

Los Auténticos Tigres de la UANL se despiden triunfales del Estadio Tecnológico, tras derrotar 21 a 10 a los Borregos Salvajes del ITESM Campus Monterrey, en el arranque de la temporada 2017. La línea ofensiva de los felinos fue nombrada la más valiosa del juego.

   

En el último clásico de futbol americano estudiantil en el Estadio Tecnológico, los Auténticos Tigres superaron por 21 puntos a 10 a los Borregos Salvajes del ITESM Campus Monterrey, en una lluviosa e histórica noche, plena de acciones y emociones.

El partido fue tan monumental como el mismo Estadio Tecnológico que cumplió 67 años al despedirse en este duelo celebrado el 1 de septiembre. Y es que desde 1991, el representativo de la Universidad Autónoma de Nuevo León no ganaba en esta cancha.

Uno de esos colosos fueron los integrantes de la línea ofensiva de Tigres, quienes jugaron por nota y al término del partido recibieron el nombramiento como los jugadores más valiosos del encuentro, por la Fundación de Ex Jugadores de Futbol Americano de México A.C.

Los lanudos ganaron el volado y escogieron recibir el ovoide. Como se esperaba, el partido inició con paridad y fuerza en ambas trincheras. De hecho el apoyador felino, Mario Fierro camisa 42, salió lesionado de su rótula izquierda debido a la intensidad del juego.

Fue hasta el segundo drive ofensivo de Borregos que el marcador se movió al anotar un gol de campo de 26 yardas por conducto de su pateador Ricardo Flores, jersey 27.

Pero Tigres respondió en su siguiente posesión con un gran acarreo de Marcelo González. El corredor con el número 28 se escapó más de 65 yardas. Con el extra de Ricardo Aguilar, pateador de Tigres con el número 9, el marcador viró 7 - 3 a favor de Tigres. El resto del primer cuarto ambas defensivas impusieron condiciones.

Luego vinieron un par de intercepciones. La primera a favor de Tigres por conducto de Ricardo Sáenz, camisa 27. La segunda a favor de los azul y blanco; en esta jugada representó puntos para su causa pues el frontal Cosme Lozano, camisa 18, interceptó un pase de Jesús Mata Charles que regresó hasta las diagonales para dar la segunda voltereta del juego. Con el extra del pateador Ricardo Flores, el marcador quedaría 10 puntos a 7, a favor de los anfitriones.

El tercer factor de la noche fue climatológico, con el aguacero que cayó en los últimos minutos del segundo cuarto. La afición de ambos conjuntos corrió a resguardarse.

Pero la lluvia quizá se enteró que abajo había un juego histórico, era el último del Estadio Tecnológico y un clásico ITESM-UANL. La lluvia poco a poco se despidió dándoles una tregua a jugadores y sus seguidores.

El inicio de la segunda mitad fue una calca del arranque del juego. Ambos equipos con ofensivas de tres oportunidades y fuera. Pero el cambio de mariscal por parte de Tigres redituó de inmediato pues en su primer jugada Max Villarreal, jersey 11, activó la ofensiva y con ello el cuarto monumento de la noche en una corrida, también de más de 60 yardas, que recorrió Erick De Hoyos, camisa 10. Con el extra de Aguilar, Auténticos Tigres dio la tercera voltereta del juego y dejó el momentáneo 14-10.

El quinto y último elemento del juego fue la ofensiva terrestre que maridaron los corredores y la línea ofensiva felina y que atravesó del tercer al cuarto episodio del juego.

Fueron 81 yardas recorridas en seis primeros y dieces que fueron coronados, como no podía ser diferente, con un acarreo de 10 yardas de Brandon Calzoncit, dueño del número 32. Con el extra de Aguilar el marcador se incrementaba a 21 a 10 a favor de Auténticos Tigres.

Al restar ocho minutos en el reloj, y con la premura de estar dos posesiones abajo, los Borregos Salvajes cambiaron a su mariscal y entró Juan Pablo García, camisa 10. Pero poco pudo hacer pues la defensiva de Tigres dio el último zarpazo al interceptarle un pase en la figura de Carlos Alberto Díaz, profundo con el número 20 y regresar el ovoide hasta la yarda 25 lanuda.

Un par de posesiones para cada quien, sin avanzar sus respectivas diez yardas, fue el final que consumió los últimos minutos de juego y de vida para el ahora histórico Estadio Tecnológico.

Por
Luis Salazar
Fecha
Septiembre 1 de 2017
Fotografía
Efraín Aldama Villa