Cómo asimilar el fin de las vacaciones

Aunque no está diagnosticado como una enfermedad, el síndrome posvacacional afecta a personas que, tras días de descanso, regresan con desánimo a la rutina laboral o académica. 

   

Cuando las vacaciones terminan… ¿Sientes falta de motivación? ¿Tienes poca energía? ¿Sufres depresión por el retorno a la vida laboral o académica?

¡No seas víctima del síndrome posvacacional! 

El doctor José Cruz Rodríguez Alcalá, Subdirector de Posgrado de la Facultad de Psicología de la Universidad Autónoma de Nuevo León aseguró que este síndrome se presenta por las alteraciones del comportamiento al concluir el periodo de descanso. 

"Cuando la persona tiene vacaciones y luego regresa a su actividad normal, requiere que se adapte al cambio de situaciones. 

“Desde el punto de vista biológico, esa alteración necesita un periodo de reajuste para volver a acomodar de acuerdo a sus horarios, actividades; desde el punto de vista psicológico, necesitas prepararte para afrontar las responsabilidades propias de tu trabajo o escuela", aseguró Rodríguez Alcalá.

El especialista aseguró que los síntomas de ansiedad, depresión, miedo o agresividad desaparecen en una a dos semanas posteriores. El síndrome posvacacional es latente en el transcurso de los tres meses siguientes al término del receso.

"Es pasajero; tan pronto la persona se ajusta a las actividades ordinarias desaparece el síndrome posvacacional", aseguró el psicólogo de la UANL.

"Cuando los síntomas persisten después de este lapso, entonces hablamos de que esto se ha convertido en un trastorno de adaptación y eso ya debe atenderse con un especialista", precisó.

Aunque en México no existen estadísticas sobre el síndrome posvacacional, en países como España se estima que hasta el 40 por ciento de la población lo presenta.

"Puede haber situaciones de contexto agravantes que determinen la probabilidad de que se presente el síndrome; por ejemplo, si soy víctima de mobbing o bullying, si mi jefe es gerencial", detalló el especialista de la UANL

 

Síntomas del síndrome posvacacional 

  • Cansancio 
  • Mucha hambre o falta de apetito
  • Alteraciones en el sueño 
  • Falta de motivación 
  • Depresión 
  • Percepción negativa de lo que te rodea
  • Ansiedad
  • Falta de regulación de emociones 
  • Miedo 

 

¿Cómo evitar el síndrome posvacacional?

Trabajadores o estudiantes: 

  • Administra las vacaciones. Si sales de viaje, se recomienda regreses a casa tres días antes de concluir tu receso para retomar tu vida cotidiana.
  • Ajusta tus horarios de actividades: despertar, comer, descansar, etc.
  • Retorna a los patrones típicos de la vida laboral o académica.
  • Entra en contacto con tu círculo laboral o académico.

Si eres papá o mamá:

  • Mantén activos a los infantes en actividades deportivas o de recreación.
  • Involucra a los pequeños en la adquisición de los nuevos útiles escolares.
  • Platica con tus hijos sobre la escuela y los nuevos retos que deberán enfrentar.
  • Coméntales que volverán a ver a sus compañeros de clase.

Es importante que los padres de familia pongan atención en el comportamiento de sus hijos. Si manifiestan síntomas de angustia o ansiedad por el retorno a clases, el menor podría estar siendo víctima de acoso escolar.

Por
Blanca Medina Viezca
Fecha
Agosto 4 de 2017
Fotografía
Cesira Alvarado Zapata