UANL estudia impacto en consumo de alcohol

La Universidad Autónoma de Nuevo León presentó los resultados del “Estudio para la Prevención y Reducción en el Consumo de Bebidas Alcohólicas”. Destaca el impacto sobre el consumo de alcohol con la productividad y economía regiomontanas.

   

La Facultad de Economía de la Universidad Autónoma de Nuevo León, colaboró con la organización civil Cruzada Cabal en el Estudio para la Prevención y Reducción en el Consumo de Bebidas Alcohólicas.

En la encuesta participaron 230 personas (entre niños, jóvenes, adultos y adultos mayores) que han recibido atención en Cruzada Cabal y viven en el área metropolitana de Monterrey.

El 71.8 por ciento de la muestra es una población de entre cinco a 29 años de edad.

“De acuerdo a lo que encontramos, la población encuestada que fue atendida en el programa de Cruzada Cabal, el 76 por ciento menciona que tienen un consumo bajo de alcohol o posiblemente no lo consume.

“En consumo de riesgo se encuentra el 12.2 por ciento de los encuestados y muestran un patrón de consumo de alcohol que aumenta el riesgo de consecuencias adversas para la salud, si el hábito de consumo persiste”, señaló la investigadora Cinthya Caamal Olvera, coordinadora del estudio.

El 11.7 por ciento de los encuestados está en situación “peligrosa” o “problemática” en relación al grado de consumo de alcohol. La estadística se centra en la población de 13 a 64 años de edad.

Casi la mitad de los adultos encuestados probaron el alcohol por primera ocasión a los 8 años de edad.

El estudio comenzó en abril de 2016 y concluyó en octubre del mismo año, cuyo propósito fue conocer el impacto que tiene Cruzada Cabral en las intervenciones de prevención y reducción sobre el consumo de alcohol.

Con 10 años de trabajo en el tema, Cruzada Cabral ha estado en 42 comunidades, dos preparatorias y 10 secundarias públicas del área metropolitana de Monterrey. A través del estudio también se demostró que con el apoyo de la organización, el 22 por ciento de los encuestados dejaron de consumir alcohol.

“El estudio es un punto de partida, hay varias relaciones que tenemos que estudiar apoyados de otras ciencias que nos ayuden a encontrar las razones por la cuales, especialmente los niños y jóvenes, consumen alcohol a una edad tan temprana”, agregó Caamal Olvera.

Las encuestas se aplicaron e interpretaron por estudiantes, profesores e investigadores del Centro de Investigaciones Económicas de la UANL. Cruzada Cabral buscará el apoyo de otras facultades de la Universidad Autónoma de Nuevo León para abrir líneas de investigación que permitan profundizar en el conocimiento de las causas en el consumo de bebidas alcohólicas.

 

Monterrey, líder en gasto por alcohol

En la ciudad de Monterrey, el porcentaje de gasto destinado a la compra de bebidas alcohólicas es más alto que el promedio estimado en el resto de las áreas metropolitanas de la República Mexicana.

El Estudio para la Prevención y Reducción en el Consumo de Bebidas Alcohólicas establece que el porcentaje de gasto dedicado al consumo de bebidas alcohólicas crece conforme aumenta el nivel socioeconómico.

De acuerdo al análisis, en Monterrey los hogares con un nivel socioeconómico medio, hasta el 16 por ciento del gasto en alimentos lo dedican a la compra de bebidas alcohólicas.

En el nivel socioeconómico bajo, la estadística es del 11.8 por ciento, lo que representa el doble de lo que dedican en otras ciudades al consumo de bebidas alcohólicas.

 

¿Cómo impacta el consumo de alcohol en la productividad?

Según la encuesta, el consumo de alcohol impacta negativamente en el rendimiento laboral.

“Una empresa donde se hizo la medición, después de la intervención de Cultura Cabal, se encontró que se redujo el ausentismo en un 35 por ciento y la rotación del personal en un 24 por ciento”, explicó el Presidente de Cultura Cabal, Luis Treviño de la Garza.

El 18.4 por ciento de las personas encuestadas y que consumen alcohol, mencionaron haber tenido algún conflicto laboral. Esta cifra contrasta significativamente con el 3.3 por ciento de la muestra que no consume alcohol y dijo haber tenido algún problema de trabajo.

Además, el consumo de alcohol aumenta en más del doble la ocurrencia de accidentes, con un 17.5 por ciento para quienes si consumen bebidas alcohólicas y un 6.6 por ciento para quienes no beben alcohol.

Por
Blanca Medina Viezca
Fecha
Abril 5 de 2017
Fotografía
Dennise Garza Torres